Los procedimientos de control para el aislamiento de pacientes potencialmente infecciosos son esenciales para evitar exposiciones innecesarias entre los pacientes, el personal médico y los visitantes. De acuerdo a las referencias internacionales disponibles, los pacientes hospitalizados con infección confirmada o bajo sospecha de coronavirus (2019-nCoV) deberían ser hospitalizados en una sala de aislamiento utilizando una serie de precauciones para prevenir el contagio. De acuerdo a las extensas recomendaciones suministradas por el CDC (ver referencias abajo), las cuales abarcan además del cuidado ambiental, otros elementos tales como el manejo de EPP, procedimientos de transporte, ETC. , la sala de aislamiento infeccioso utilizada, debería poseer los siguientes elementos:

  1. Presión negativa (con respecto a los recintos adyacentes)
  2. Un sistema de monitoreo continuo de la presión
  3. Un sistema de ventilación que suministre un mínimo de 6 renovaciones de aire por hora (se recomiendan 12).
  4. Filtración del aire extraído de la sala a través de un filtro HEPA antes de ser eliminado hacia el exterior.

Referencias:

error: